326-9798 / 9974-63937 info@peru-up-sac.com

APRENDIENDO A CALCULAR LA DISTANCIA DE CAÍDA LIBRE PARA TRABAJOS EN ALTURA

En este artículo, explicaremos a qué se refiere la distancia de caída libre.

Toda persona trabajando en altura tiene el riesgo de sufrir una caída, en estos casos nuestro  sistema de protección contra caídas frenará el desplazamiento del cuerpo evitando el impacto contra el suelo o superficie por debajo de nosotros.

La distancia de caída libre se refiere al espacio que debemos considerar LIBRE de estructuras, columnas, vigas y otros por debajo de nuestro puesto de trabajo y punto de anclaje para que logremos frenar la caída antes de impactar al suelo, en resumen, vamos a requerir una distancia libre para que nuestra línea de vida se estire completamente y detenga la caída. 

El concepto universal de trabajar en altura, involucra que realizaremos una labor en la que nuestros pies alcanzarán o superarán 1.80 m desde el nivel del suelo o superficie más cercana.

En estos casos, todos los procedimientos, manuales y normas de seguridad recomiendan contar con un sistema personal de protección contra caídas, compuesto por 03 elementos indispensables:

  1. El punto de anclaje
  2. La línea de vida o conector (conocido como elemento de conexión)
  3. El arnés de cuerpo entero

Habiendo explicado a qué se refiere la distancia de caída libre, ahora explicaremos cómo considerar y calcular esa distancia de caída libre necesaria para frenar a tiempo nuestra caída cuando utilizamos una línea de vida estándar, ya sea simple o de doble cola.

Partimos por analizar las medidas que tiene una línea de vida homologada en cumplimiento  con los estándares y normas de aplicación mundial.  

          

La línea de vida o conector estándar, debe tener un largo máximo de 1.80 m. Esta distancia toma como medida, la longitud total de la línea de vida extendida, desde el gancho que se encuentran al inicio, hasta el o los ganchos al final de nuestra línea, ubicados en los extremos de la misma.

Teniendo clara la medida estándar de las líneas de vida (1.80 m) recordemos ahora que todas las líneas contienen obligatoriamente un elemento conocido como amortiguador del impacto o

SHOCK ABSORBER: Paquete forrado que contiene una cinta adicional, unida por miles de puntos de hilo, destinados a romperse y desgarrarse gradualmente para absorber las fuerzas generadas en la frenada de la caída, evitando así que nuestro arnés nos presione y comprima violentamente y genere daños y lesiones en el cuerpo del usuario.

 

 

 

Este amortiguador de impacto o absorbedor de energía contiene cinta doblada y empaquetada que, en el caso de sufrir una caída, se romperá agregando 1.10 m a la longitud de la línea de vida que ya tiene 1.80 m para convertirse en una línea de 2.90 m totalmente extendida.

Esto nos indica que en una caída la línea de vida ocupará una extensión total de 2.90 metros en promedio.

Para calcular nuestra distancia de caída libre, siempre tomaremos como inicio, nuestro punto de anclaje, mediremos a partir de él y hacia abajo aplicando la siguiente formula:

Distancia de caída libre o DCL es igual a la sumatoria de a + b + c + d + e:

          

Nos queda claro que al estar conectados con una línea de vida estándar de 1.80 metros de longitud, requerimos de MÍNIMO 5.20 metros LIBRES POR DEBAJO DEL PUNTO DE ANCLAJE para que nuestra caída pueda ser detenida a tiempo y antes de que impactemos con la superficie que tenemos por debajo.

                

Todos los procedimientos y normas de seguridad nos indican realizar un análisis de los peligros y la evaluación de los riesgos antes de iniciar nuestras labores y es en esta evaluación de riesgos que debemos considerar la posibilidad de impactar con la superficie más cercana a pesar de estar conectados con nuestros sistemas de protección.

Si bien es cierto toda labor a partir de 1.80 metros se considera trabajo en altura, es válido afirmar que no todos los trabajos en altura se realizan a más de 5.20 m sobre la superficie más cercana, y de nada nos servirá estar conectados con nuestras líneas de vida cuando en el trabajo que vamos a realizar nuestros pies se encuentran a 2 o 5 metros sobre el nivel del suelo, como por ejemplo trabajaos en el primer o segundo cuerpo de un andamio, labores de instalación y mantenimiento de luminarias a 3 o 4 metros del suelo, instalación de sensores contra incendio a 4 o 5 metros, pintura en interiores, instalación de cámaras de seguridad y otras muchas labores en las que vamos a realizar TRABAJOS EN ALTURA pero estaremos a menos de 5.20 m del nivel del suelo.

Para estos casos puntuales, se recomienda hacer una evaluación detallada de la ubicación de los puntos de anclaje, de ser el caso y tener menos de 5.20 metros a la superficie o suelo, se deben  reemplazar las líneas de vida por sistemas alternativos como los BLOQUES RETRACTILES, LAS LINEAS VERTICALES DE ANCLAJE CON FRENOS DE CUERDA a modo de sistemas de RESTRICCIÓN DE CAÍDA. Una solución simple puede ser también ubicar los anclajes a niveles más altos para permitirnos mayor distancia entre otras opciones técnicas.

 BLOQUE RETRACTIL                                                      LINEA VERTICAL CON FRENO DE CUERDA

                                                           

Son muchos los accidentes por impacto del trabajador contra las superficies cercanas, aun estando conectados con sus líneas de vida que actualmente los fabricantes de líneas de vida están en la obligación de indicar la distancia de caída libre requieren sus líneas y equipos.

Esta indicación se puede encontrar plasmada en las etiquetas de los amortiguadores de impacto en las líneas de vida, variando el promedio de las distancias de caída libre desde los 5.20 metros hasta los 6 metros de acuerdo al tipo de amortiguador que tenga la línea (materia de un próximo artículo en nuestra página: amortiguadores factor 01 y factor 02) 

 

 

Muchas personas intentan disminuir la distancia de caída libre utilizando líneas que no tengan amortiguador de impacto, lo que resulta en un error contraproducente a tener en cuenta, ya que estaríamos sacrificando distancias de caída libre a cambio de sufrir lesiones en el cuerpo provocadas por las cintas del arnés al frenar violentamente nuestra caída. Resultando en daños a la zona pélvica, daños en la columna vertebral y en la cervical, incluso teniendo distención de tendones y/o desgarro de músculos, todas consecuencias negativas generadas por la fuerza provocada al caer y al frenar bruscamente el desplazamiento con nuestro cuerpo.   

 

Si una línea de conexión no tiene amortiguador de impacto, no se debe utilizar como línea de vida, ya que estaríamos confundiendo los estrobos de posicionamiento con las líneas de vida, dos elementos muy parecidos pero con fines muy distintos, siendo las líneas de vida las encargadas de frenar la caída suavemente con su amortiguador, mientras que los estrobos de posicionamiento nos brindan apoyo en los anillos laterales del arnés para que podamos trabajar con ambas manos libres. 

En todo caso de trabajo en altura donde utilicemos un estrobo, deberemos combinarlo con una línea de vida, así cada elemento cumple una función, la línea de vida frenará nuestra caída y el  estrobo nos permitirá liberar ambas manos al momento de trabajar. La línea de vida no reemplaza al estrobo, ni el estrobo reemplaza a la línea de vida.

Todos los trabajadores tenemos la obligación de utilizar sistemas de protección contra caídas a partir de 1.80 metros pero no todos estaremos trabajando a la misma altura y no siempre estaremos a 5.20 metros o más del nivel del suelo.

La principal preocupación que debemos tener, no es pensar en la altura a la que llegaremos a subir, sino más bien, qué distancia libre al suelo tenemos por debajo de nuestros pies al realizar los trabajos en altura.

Por ejemplo a tomar en cuenta, podría ser el del trabajador que se encuentra en una torre de telecomunicaciones a 50 metros sobre el nivel del suelo, teniendo un transformador a sólo dos metros por debajo de donde está trabajando. Esto implicaría que podría impactar con ese transformador estando a 50 metros del nivel del suelo.

Concluimos en recomendar que siempre se dejen 5.20 metros libres por debajo de nuestro punto de anclaje estemos a la altura que estemos para evitar impactos no previstos. 

Si quieres aplicar la fórmula de distancia de caída libre y ponerla en práctica sin riesgos, te invitamos a inscribirte en nuestros cursos de trabajos en altura, donde podrás ampliar los conceptos y conocimientos aquí recomendados :

Certificación para trabajos en altura